Buena Fe

jueves, 5 de mayo de 2011

Entrevista a Arnaldo Rodriguez

El día que pudo contemplar las estrellas luego del paso de aquel meteoro de mil demonios por el pueblecito de Ceballos, en Ciego de Ávila, Arnaldo Rodríguez se sintió feliz, y desde siempre, se juró que aquellos astros luminosos serían como su talismán, su amuleto para toda la vida. Con el paso de los años, aquel mulato acelerado, bailarín, comparsero y artista circense… apuntó su proa hacia la música y hasta el sol de hoy no ha abandonado el universo de los pentagramas y las corcheas.

-¿Cómo llegaste a la música?

Desde muy pequeño, en mi pueblito de Ceballos. Tenía obsesión por el arte en general. Fui bailarín de danzas y carrozas en mis primeros años. El la década de los 80, formé parte de un circo infantil; al final, me quedé con la música.

Mi primer intento por componer una canción fue a los 10 años. Por aquellos tiempos Los Van Van estaban en pleno esplendor, con ellos bailaba toda Cuba: Sandunguera, El Palo de Mayo, El Baile del Buey Cansao, y otros muchos de la orquesta de Juan Formell, eran algunos de los éxitos de aquel entonces. El Buey Cansa’o, en particular, me llamaba la atención. Cierto día le pregunté a mi madre cómo era posible que alguien ideara una canción que hiciera enloquecer a todos.

Con paciencia, mi mamá tomó papel y lápiz, y juntos compusimos La Vaquita Cansada. Por supuesto, aquello no era nada serio, pero lo guardo en la memoria como mi primera canción. Luego armamos un grupito música, y nos convertimos en el “hazme reír” del pueblo. Tocábamos canciones de la década de los 60 hasta que llegaron Los Beatles. Entonces, como mismo hice un grupo de rock polaco, nos cambiamos los nombres por los del cuarteto de Liverpool. Imagínate: ‘¡Oye Paul, acompáñame a comprar el pan!; ‘OK Lennon, voy contigo’.

Nuestros padres creyeron que nos habíamos vuelto locos. Y hasta ahí llegó el grupo. Pero yo insistí, pues lo más que quería en la vida era ser músico, y gracias al apoyo de mi familia, lo logré. ¡Soy músico! Me gradué de instructor de arte en la ENIA y más tarde de Profesor-Instrumentista de la ENA.

“Tengo como antecedente la descendencia musical en mi familia. Mi ala materna es de la comunidad “El Güirito”, de Baracoa: Los Romeros y los Palmeros, son los protagonistas de una manifestación alrededor de la cual nació, y se mantiene viva, esa tradición cultural cubana lamentablemente poco conocida: El Nengón y el Kiribá. Solo se toca allí, en ese sitio, y forma parte de los orígenes del changüí. El desaparecido Elio Revé bebió de esa fuente.

¿Cuánto le debes a Ceballos, tu pueblecito natal?

A Ceballos le debo la alegría y la ingenuidad de una infancia feliz. Todavía me veo rodeado de los naranjales, los amigos, los juegos y el frescor y la tranquilidad de aquellas mañanas, solo perturbada por el ruido de los tractores y las carretas. Como dice mi canción: ‘la luz del primer amor en la guardarraya/ el sabor a sal y guayaba/ mezclado con agua sucia de la cañada’. Ella refleja mis años de adolescencia. Pero también le debo a Ceballos mi identidad, esa que llevo por toda Cuba y parte del mundo. Como me enorgullezco cuando la gente dice: ¡Va a cantar el muchacho de Ceballos!

¿Cómo transcurrió 2010 para Arnaldo y su Talismán?

El pasado año fue de trabajo intenso: conciertos, producciones discográficas, giras al exterior. Rompimos nuestro record de presentaciones por todo el país, recorriendo ciudades, municipios y pequeños poblados, algo que disfruto mucho y nos ha permitido presentarnos ante miles de personas quienes no imaginaron nunca escuchamos de cerca. Hay quienes comentan que soy una especie de “cantor de los pueblos y los campos”, pero en realidad aunque me gusta llegar a los sitios más intrincados de Cuba, también nos presentamos de manera habitual en diferentes sitios de la capital, para interactuar con nuestro público: los seguidores del Talismán.

Este año salieron al mercado dos nuevos discos: “Mango”, que trae el sencillo de “La Maraña“, que fue éxito y estuvo nominado en el CUBADISCO 2010 en la categoría de música bailable actual, lo que ya es un premio, pues compitió con discos y agrupaciones de larga trayectoria y excelente calidad. Y qué decirte de “Aquí estamos”, otra producción que nos ha llenado de alegría, vinculada a la telenovela homónima que acaparó la atención de toda Cuba. Y hasta debuté como actor. ¿Quién lo iba a decir? Sin dudas, 2010 fue un año muy importante, pues al fin pusimos en marcha varios proyectos que veníamos concibiendo desde hacía tiempo. Actuamos también en Canadá, escenario nuevo para la orquesta, y para mí, que creó las bases para el futuro de nuestra música en Norteamérica.

¿En qué medida contribuyes con tu arte al mejoramiento de tu sociedad?

Precisamente acabo de crear un proyecto que gira alrededor de la identidad cultural y los tiempos modernos. Cito textualmente: ‘El proyecto cultural CUBASOY” se crea ante la certeza de que el desarrollo tecnológico actual y la vida moderna no tienen que estar reñidos necesariamente con la presencia y reafirmación de los valores identitarios.

Estamos convencidos de la necesidad de acercar al público más joven a los valores, preceptos y rasgos distintivos esenciales de nuestra nacionalidad, en presencia de una avalancha constante de patrones culturales de escaso valor, que son trasmitidos por eficaces y sofisticados medios que conspiran contra el pleno y plural desarrollo de las más jóvenes generaciones. En ese sentido, pretendemos realizar diversas acciones encaminadas a contribuir a la formación de valores y códigos ético-sociales en los jóvenes desde una dimensión sociocultural.

¿Cómo avizoras el presente y el futuro de Cuba?

En el orden político-social creo que estamos viviendo momentos excepcionales y trascendentales. Algo imprescindible para el avance del país. El debate, la opinión y el intercambio con que se tratan los problemas de nuestra sociedad y las distintas propuestas de solución, me parecen algo novedoso, al menos para mi generación. Sin embargo, me preocupa que para alguna gente no quede claro que se trata de actualizar un proyecto social, tarea vital para conservar todo lo que se ha logrado y que nos distingue, como nación, del resto del mundo.

Sé que es imposible que todos pensemos igual, de hecho, apoyo y respeto la diversidad y la pluralidad de ideas y opiniones, por eso no me escondo para decir lo que pienso.

Hay que dejar a un lado la mediocridad, el rencor, el odio y, entre todos, enmendar lo mal hecho. No hay que buscar culpables, ‘quién dijo Si, y quién dijo No’, o ‘quien dejó de decir o hacer’, pues al final todos hemos llorado, sufrido, luchado, cantado y bailado este ’son’. Corresponde ahora seguir adelante, con la mirada puesta en el futuro. Soy optimista, creo en el porvenir, y desde mi lugar y mi perspectiva, cumpliré mi deber, y haré, lo que me corresponda hacer.

¿Que quisieras que el mundo sepa de ti?

Me conformo con que escuchen mis canciones y descubran en ellas quién soy y lo que estoy dispuesto a dar y hacer por los demás.

Seja o primeiro a comentar

Top Timba cubana Dj Miguel El Santiaguero


  ©Template Blogger Elegance by Dicas Blogger.

TOPO